Año 2020 / Volumen 27 / Número 3

Valoración del lector:
Valora este artículo:
Este artículo ha sido visitado 15333 veces.
Este artículo ha sido descargado 197 veces.


Artículo Especial

Refl exiones éticas desde la experiencia práctica de la crisis COVID-19
Ethical refl ections from the practical experience of the COVID-19 crisis

Med Paliat. 2020; 27(3): 255-262 / DOI: 10.20986/medpal.2020.1187/2020

Jaime Boceta Osuna1, Helena García-Llana2, Rogelio Altisent3
1Medicina Interna. Unidad de Hospitalización Domiciliaria y Cuidados Paliativos. Hospital Universitario Virgen Macarena, . 2Servicio de Nefrología. Hospital Universitario La Paz. Universidad Pontificia de Comillas, . 3Centro de Salud Actur Sur. Universidad de Zaragoza,


RESUMEN

El objetivo de este artículo es realizar una reflexión ética en base a documentos generados durante la pandemia por COVID-19, aportando conclusiones sobre lo aprendido y lo que nos falta por aprender. Se desarrollarán seis áreas de acción: priorización de los recursos, consulta presencial y telemedicina, la (des)protección de los profesionales, la atención en los centros de mayores, la respuesta social y la atención en los últimos días. Ante la falta de recursos, la autoridad pública puede establecer criterios que limiten, sin suprimirlo, el derecho a la protección de la salud de algunos. Se puede justificar la asignación según la capacidad de recuperación del paciente, sin discriminar por edad o discapacidad. Las consultas telemáticas ayudan a mantener la relación clínica, pero requieren de tiempo y entrenamiento. La relación clínica tiene exigencias deontológicas, y requiere mejorar la tecnología y las habilidades de relación telemática. La metáfora bélica y del heroísmo genera presión y confusión sobre el alcance del deber, ante la grave desprotección sufrida por los profesionales. Se debe realzar el valor de la interdependencia y la responsabilidad, no “romantizar” el riesgo, y compensar a los profesionales y sus familias. En las residencias de mayores predominan grandes centros, organizados por tareas, con poca autonomía y privacidad. Debemos decidir qué modelos queremos, y podemos pagar, y qué riesgos compartidos asumimos desde valores comunes. La sociedad civil puede responder a las crisis (democracia es “gobierno del pueblo”, que debe protagonizar la vida pública, no los políticos). El acompañamiento al morir son derechos reconocidos. Su limitación excepcional no puede ser una privación total. La planificación anticipada requiere hablar de los miedos y los valores con los pacientes y sus familias. Es un proceso deliberativo que debemos recuperar en la era de la COVID-19.



ABSTRACT

The aim of this article was to conduct an ethical reflection based on documents generated during the COVID-19 pandemic, providing conclusions about what has been learned and what we still have to learn. Six areas of action will be developed: prioritization of resources, face-to-face consultation and telemedicine, (un)protection of professionals, care in nursing homes, social response, and last days care. Facing lack of resources, public authority can establish criteria that limit the right to health protection. The allocation can be justified according to the patient’s ability to recover, without discriminating by age or disability. Telematic consultation can keep patient-clinician relationship, but requires time and training. The clinical relationship has deontological requirements, and requires improving technology and telematic communication skills. The war metaphor generates pressure and confusion over the scope of duty in the face of the serious lack of protection suffered by professionals. The value of interdependence and responsibility must be enhanced, not “romanticizing” the risk, and compensating professionals and their families. Nursing homes in our country are predominantly large centers, organized by tasks, with little autonomy and privacy. We must decide which models we want and can afford, and which shared risks we assume from common values. Civil society can respond to crises (democracy is the “government of the people”, which must begin in public life, not in politicians. Accompaniment at death is a recognized right). Exceptional limitation of resources cannot be total deprivation. Advanced care planning requires talking about fears and values with patients and their families. It is a deliberative process we must recover in the COVID-19 era.


Nuevo comentario

Código de seguridad:
CAPTCHA code image
Speak the codeChange the code
 


Comentarios

12/11/2020 9:32:30
G66Q5


05/11/2020 22:39:57
...